Alteración a la paz

La alteración a la paz es un delito menos grave en Puerto Rico. En resumen, "alterar la paz" significa decir palabras o hacer gestos que perturben la paz o tranquilidad de una o varias personas con conducta ofensiva que afecte el derecho a la intimidad; perturbar la paz o tranquilidad de una o varias personas mediante palabras o expresiones ofensivas o insultantes en un lugar donde quien  las escucha tenga una expectativa de intimidad y perturbar la paz o tranquilidad de una o varias personas mediante vituperios, oprobios, desafíos,  provocaciones o palabras insultantes  u ofensivas que puedan provocar una reacción violenta en quien las escucha.

Lo mas importante para toda alteración a la paz es que la víctima haya estado en un ambiente de paz antes de darse el intercambio de palabras, expresiones o gestos. En otras palabras, y solamente por dar un ejemplo, se entiende que no se puede hablar de alteración a la paz cuando una persona estaba ya envuelta en una discusión acalorada, o cuando la "víctima" fue la primera en proferir insultos o hacer gestos insultantes.

Cuando una "víctima" de alteración a la paz se querella con la policía, un agente de la policía puede citarle para una para determinar causa para arresto ante un tribunal. Si se determina que hay "causa para arresto" (es decir, el tribunal siente, que existe al menos un poco de prueba de que se cometió el delito de alteración a la paz), el tribunal le citará a juicio.

Es importante siempre ir acompañado de un abogado, inclusive para una vista para determinar causa para arresto. Es probable que, de darse las circunstancias, un abogado pueda poner en duda la "prueba" que tenga el gobierno en contra del querellado (o imputado) y que el caso se acabe a ese nivel, sin necesidad de recurrir a un juicio.

Muchas situaciones de alteración a la paz pueden resolverse conversando con el fiscal y la víctima para buscar alternativas al pago de una multa o cárcel, como por ejemplo, solicitar la oportunidad de dar una disculpa pública, entre otros.

No obstante, no siempre la alegada víctima del delito estará de acuerdo en recibir una disculpa a cambio de solicitar el cierre del caso criminal, y tal vez sea posible ver el caso en un juicio. Por estas razones es muy recomendable que se asesore con suficiente tiempo antes de su vista en el tribunal con un abogado, y cuando vaya al tribunal, que vaya acompañado de uno. 

¿Interesa nuestros servicios? Llame hoy al 787-520-6002 para coordinar una cita con el Lcdo. Zambrana.

Regresar.